domingo, 6 de noviembre de 2011

¿La primera reseña de "Sonata de Otoño"?

Ramón del Valle-Inclán fue un maestro de la prosa modernista, prosa caracterizada por la descripción de la belleza y del erotismo, despreocupado del mensaje de fondo, él la llevó a su máximo nivel de perfección demostrando un extraordinario dominio del lenguaje, de la descripción de ambientes y del ritmo de la acción. Esta etapa modernista puede asociarse a su ideología carlista (posteriormente cuando crece su compromiso con los temas sociales entra en la etapa del esperpento). 

Con Sonata de Otoño(1902), uno de los mejores ejemplos de prosa modernista de la literatura española, publicada a través de las entregas en el periódico "El Imparcial", al igual que en el resto de las sonatas, el  marqués de Bradomín va rememorando con nostalgia distintas etapas de su vida, que discurren a su vez en lugares y un ambiente social que el escritor demuestra conocer muy bien. Sin una aparente intención moralizante, y con una narración de gran belleza, el autor describe unas escenas irreverentes y eróticas que debieron escandalizar a la mojigata sociedad de su tiempo. 

Tras recabar los anteriores datos en www.modernismo98y14.com he seguido buscando entre los ejemplares de "El Imparcial" y he encontrado, con fecha 10 de marzo de 1902, una reseña de "Sonata de Otoño" que le hace su amigo y contertulio, el periodista Manuel Bueno, el mismo con el que Valle-Inclán mantuvo en 1899 una discusión de café que acabó en una pelea a bastonazos, a resultas de la cual recibió un golpe en el brazo izquierdo, la herida se le infectó y tuvieron que amputarle el brazo. 

En esta reseña Manuel Bueno define al marqués, que se llama Javier,  como "un cínico risueño y afable de la progenie del caballero Casanova", un cinismo que "no excluye la ingenuidad" y recalca que "se conduce en el transcurso de sus amores con Concha sin sombra de depravación… En ningún momento se muestra perverso, ni sádico. Es demasiado sano para caer en semejantes ignominias. Si acude junto a Concha cuando la enferma le llama, es porque adivina que su ternura puede ser un consuelo para su antigua amante." 

Sobre el autor dice que "el primer cuidado del escritor ha sido el de que las memorias no perdieran ni un ápice del tono autobiográfico que las hace humanas y verosímiles. Más que un confidente, parece Valle un colaborador asiduo del libertino prócer." 

Me desconcierta cuando considera que el marqués de Bradomín busca conscientemente la alcoba de Isabel, su otra prima, "Fiel a sus inclinaciones, en vez de dolerse de la muerte de su querida, avanza a tientas en la oscuridad de un pasillo, se cuela en la alcoba donde reposa Isabel y contrae, a costa de la adormecida mujer, una culpa enorme de la que su muerta amiga no le hubiera absuelto nunca.". No es eso lo que yo interpreto con la lectura, aunque es verdad que una vez allí no va a desperdiciar "un palmito" pues le guía su moral de Casanova: "el triunfo de los instintos a todo trance".

Valle-Inclán nos dice que el marqués de Bradomín es feo, católico y sentimental. El Sr. Bueno opina que "su catolicismo debía ser muy flexible y acomodaticio", algo que resulta obvio. En cuanto a su fealdad apela a las opiniones de los Srs. Pierre Choderlos de Laclós, autor de "Las amistades peligrosas", y a Sthendal ("Rojo y negro", "La cartuja de Parma"),  como expertos en el campo amatorio, para establecer la "hermosura masculina" como algo secundario, por detrás de la combinación de sensualidad, ironía y desdén. Precisamente Manuel Bueno lo considera sensual en lugar de sentimental. 

En cuanto al lenguaje que emplea dice que "es sobrio, preciso, flexible, musical y rotundo" y lo contrapone al de aquellos que siguen las huellas de Victor Hugo. Por último establece que "La acción transcurre en un ambiente arcaico y señorial … restaurado con pulcra habilidad. Un intenso perfume de cosas viejas y venerables se levanta de las páginas del libro … a una edad que no se puede fijar …. no ha hecho más que trasladar seres vivos, contemporáneos nuestros, a un ambiente lejano y vetusto".

Tras leer esta reseña de Manuel Bueno me considero incapaz de aportar nada útil de mi cosecha. Espero que sus palabras te produzcan el mismo efecto que a mí.  Enlace a la reseña de Manuel Bueno.

Este comentario pertenece al grupo de lectura colectiva que desde La Acequia coordina y dirige su autor, el profesor Pedro Ojeda Escudero.

9 comentarios:

  1. Excelente labor. La reseña de Bueno marcará una etapa de la recepción de la obra.
    En cuanto al carlismo de Valle, ha dado que hablar, puesto que algunos lo seguimos viendo más como una opción estética que verdaderamente ideológica.
    Muy oportuna entrada, sin duda.

    ResponderEliminar
  2. Seleccionar y ofrecer esta reseña supone una gran aportación para todos.
    Buen trabajo. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Luego vengo a leer el enlace de Bueno que te bueno no tenía nada y bastante peleador era por lo visto. ¡Pobre Valle! Quedóse manco, como el manco de Lepanto. ¡Qué espanto!

    Besos y gracias, de nuevo por todo tu trabajo, interesante, ameno e instructivo.

    ResponderEliminar
  4. Decir algo útil que no esté dicho de estos grandes escritores es poco menos que imposible. Miles de críticos y escritores ya lo han hecho antes. Ésta que nos presentas tiene el valor de que proviene de un amigo que conocía bien al autor. Tiene la frescura de que viene después de la lectura directa, sin influencias ni contaminación, porque es casi simultánea.

    Como a Cervantes, la falta de la zurda no le impidió escribir cuanto quiso y cómo quiso.

    Otro buen trabajo de búsqueda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón, Bradomín no busca intencionadamente la alcoba de la prima Isabel. Ve la luz debajo de la puerta desorientado y aterrado por la muerte de Concha. Una vez dentro...pasa lo que pasa.

    Ese Bueno le hizo perder el brazo, cuentan que lo que provocó la gangrena fue la roña y poca afición a la limpieza que tenía el garn escritor. Son humanos...

    El catolicismo del personaje es elástico, así debía ser el del autor.

    El juicio de ese amigo de don Ramón es de gran valor, gracias a tu labor de hormiguita lo hemos conocido.

    Un abrazo de la Abejita de la Vega.

    María Ángeles

    ResponderEliminar
  6. Como te dicen todos, excelente trabajo de investigación querido Firvu. Y lo que dice Bueno, muy, muy interesante. Gracias por tus pesquisas. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  7. Paso a desearles a ambos muy Felices Fiestas y a dejarles mis mejores deseos para el 2012.

    ResponderEliminar
  8. Paso a desearos, en nombre de Alberto y en el mío propio, unas Felicies Fiestas.

    ResponderEliminar
  9. Estoy muy de acuerdo con sus puntos de vista sobre su blog.
    gracias, puedo añadir la información de tu blog
    jenis jenis bisnis online yang cocok untuk mahasiswa

    ResponderEliminar